HADO

Del principio de “memoria del agua” a la concepción de una colección de moda

Me imagino que la pregunta que os planteáis al leer el nombre de esta colección es: ¿Qué significa la palabra Hado?

Nuestro mundo está formado por todo lo que consideramos tangible, lo que podemos ver y tocar. Estos elementos son tan evidentes en nuestro día que es donde normalmente ponemos toda nuestra atención y suponen un elevado porcentaje de lo que configura nuestra propia realidad matérica. Sin embargo, hay un mundo que excede la percepción de nuestros sentidos y se presenta invisible para la mayoría de los individuos. La palabra Hado hace referencia a todo lo intangible que influye en nuestras vidas y moldea nuestra realidad.

El agua es un elemento esencial que para nosotros significa esencialmente vida. Tener agua es sinónimo de supervivencia. Pero si analizamos con detenimiento una gota de agua nos encontramos con algo sofisticado, con una especie de espejo que la propia naturaleza emplea para reflejar nuestra actividad como individuos. Desde esta perspectiva, estudiar el agua requiere de una mayor profundidad.

El concepto de memoria del agua se ha consolidado en diferentes investigaciones científicas en las últimas décadas. Se centra en estudiar el agua y su capacidad de almacenar información en su estructura y, a la vez, en cómo ésta modifica su calidad cuando recibe estímulos externos positivos o negativos. Estos estímulos pueden ser de muchos tipos. Desde diferentes substancias, hasta canciones, palabras y emociones. Todos estos cambios, materializados visualmente con formas caóticas o armoniosas, se pueden ver cuando se toma una foto de su estructura microscópica. En este sentido, el agua se transforma con la actividad humana y muestra la esencia de las vivencias que se producen en un entorno concreto.

Así, observar cómo estos estímulos actúan sobre el agua, es determinar cómo son las personas que interactúan en un espacio determinado. Esta influencia social que se produce entre el entorno y una gota de agua ha despertado mi curiosidad y la necesidad de investigar más sobre este feedback insólito e inquietante, en el que observamos un diálogo entre el medio y sus habitantes. Detrás de cada gota de agua hay una historia que refleja el ritmo de la vida que se produce en el entorno en el que se encuentra.

El concepto Hado junto a la memoria del agua me han permitido averiguar y entender cómo actúa el mundo intangible que nos rodea sobre el elemento y como este nos conecta con el exterior, con nuestro propio interior, y a la vez nos vincula con todo nuestro entorno.

Ya que la memoria del agua se encuentra en nosotros y en nuestro medio, plantear una colección de ropa basada en el principio de hacer visible lo que no se ve se plantea como un reto.  Así, las prendas se conciben a partir del uso de tejidos con memoria de forma que se consiguen a través de la introducción de materiales como el nitinol y de la electrónica que nos ayuda a programar su actividad. La interacción que se logra de esta forma nos ayuda a conectar el interior de las prendas con el exterior, ya que los tejidos manipulados con estas técnicas pueden adquirir otras capacidades como son activar estímulos como la luz, el tacto, la temperatura, las secuencias temporales…

Cuando miramos la colección vemos que los tejidos con memoria de forma aportan movimiento a las prendas y crean una interacción entre el usuario, la prenda y su entorno que los hace más atractivos y funcionales.  Los volúmenes orgánicos también son otro elemento clave, que remiten a las diferentes formas que tiene el agua. Estos están acompañados de una carta de color fría, combinados con transparencias y efectos metalizados que nos remiten a las diferentes formas del agua. Por otra parte, la sutiliza del líquido elemento se aprecia a partir del uso de tejidos como la organza de seda y el organdí de algodón. Con ellos busco plasmar la ligereza en la que la aparente fragilidad inicial da lugar a prendas en las que el volumen y el movimiento son los factores más importantes.

El sentido y objetivo final de esta colección está en entrar dentro de la memoria del agua a través de las prendas y todo lo que las compone.

Aina Hueto Carbonell

Diseñadora de Moda

Escola Superior de Disseny ESDi